Momentos revitalizantes. Mi jardín y el porqué del fallido bosque de orquídeas.


Aunque quisiera tener un bosque de orquídeas, flores de loto, magnolios y jazmines, tengo cactus, dos palmeras, una higuera y un rosal… ¿es cuestión de conformarme?

He tenido un limonero, un ficus, margaritas y una tomatera. ¿Porqué no busco lo que quiero?…. ¡Seamos realistas! 

Por  más que yo quisiera otra cosa, he aprendido a tener en cuenta los factores ambientales, la dedicación que requiere y la peculiaridad en cada especie… Esto me lo enseñan las plantas de mi pequeña terraza. ¿Podríamos aplicarlo a otros campos?

Me aventuro a pensar que sí, en base a mi jardín.

Los cactus me enseñan su afán por agarrarse a la vida, por aprovechar y crecer con la más ínfima gota de agua y por florecer cuando son maduros, al menos una vez al año.

La higuera, me muestra su capacidad de adaptación al medio y el arte de dar frutos, aún implicando eso, quedarse esquelética la madre.

Y el rosal, ¡más duro que El Alcoyano que es mi rosalillo! Se empeña en crecer, en estar bello, en darme todas las flores que puede y en enseñarme la lección de las rosas y las espinas.

Este es mi jardín. Y vuelvo a las preguntas y a lo aprendido: ¿Es cuestión de conformarme? ¿Por qué no busco lo que quiero? He aprendido a tener en cuenta los factores ambientales, el nivel de implicación  y la peculiaridad. ¿Podemos aplicar esto a otros campos?

Después de esta reflexión mi respuesta es ¡Sí! Lo podemos aplicar a las personas, a su interrelación, a su desarrollo personal y profesional, a las organizaciones y puede que a muchos otros campos. ¿Y con esto qué?

Teniendo en cuenta esto, me aferro a la vida como los cactus, me adapto al medio como la higuera y me empeño en crecer y en ser bella por dentro, como mi rosalillo.

También he aprendido a no perderme el privilegio de admirar una orquídea, una flor de loto o un jazmín. Eso sí, en su hábitat.

Quizás por eso, mis momentos más revitalizantes, se producen en mi jardín. ¿Momentos revitalizantes? Sí, esos capaces de hacer cambiar tus emociones, tu pensamiento y tu motivación. Esa sonrisa que te cruza por la calle una persona desconocida y que te alegra la mañana. Esa música que hace ponerte a bailar en casa, a pesar de ser un día a duro. Ese sonido, ese olor, ese cualquier cosa que te hace seguir viendo la vida con óptimismo y  con ganas de mejorar, cada día.

Todos necesitamos momentos revitalizantes, por eso animo a la personas a estar atentos, a saber identificarlos y a disfrutarlos. Nos darán fuerza para seguir caminando. ¡Está al alcance de nuestras manos!

PD. Eso sí, peras al olmo, no.

Anuncios

2 Respuestas a “Momentos revitalizantes. Mi jardín y el porqué del fallido bosque de orquídeas.

  1. manukira@hotmail.es

    Hola Isa que tal. Hoy estoy aquí en Málaga, Mª Luisa ha vuelto de Madrid.
    Después de leer tu bloc de la música del agua, y el embriagador aroma de las plantas llega a mi mente recuerdos de cuanto vivía en el campo, que quiero compartir contigo.
    Recordare siempre el sabor del agua de los manantiales de montaña, que pasaban cerca de mi casa. Las casas blancas resplandecientes bajo la luz del sol invernal.
    Así como el intenso aroma de los jazmines después de la lluvia, los rosales de pequeñas rosas
    Alienadas de forma geométrica y paralela junto a las paredes encaladas.
    Los pequeños arroyos musicales y canto riles, los pequeños remansos donde el agua se serena, y calma su frenesí. La sensación al acacharse, del agua clara y limpia como la mirada de un niño, profunda como el verde mar. El agua libre te embriaga y te envuelve en un mágico hechizo. Al mismo tiempo te sumerge en un mundo atávico y primigenio, el mundo de lo inconsciente donde lo onírico los sueños se mezclan con la realidad tangible.
    Y Te proyecta como si de un sueño se tratara a lo más íntimo y profundo de tu mundo interior.

    • ¡Gracias Manolo por compartir tus recuerdos en lamusicadelagua! Es un honor para mí, que leer este blog, evoque en tí algo tan bello. La valentía de compartir la sensibilidad se convierte en un alegato a la libertad. De nuevo ¡gracias!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s