Archivo de la etiqueta: Disfrutar

Artefactos Digitales – Jugando con la Imagen, el Contenido y el Aprendizaje.


La primera vez que me planteé algo así, terminé plasmando mi CV en una Infografía. La herramienta ( Pictochart ), es gratuita y permite pocas opciones de personalización, sin embargo, para el momento en el que yo estaba – me enfrentaba por primera vez a una infografía – era la opción mas cómoda, rápida y sencilla.

Ingografía -CV- @isagranada

Ahora que ha pasado ya un tiempo, me enfrento a esta actividad con más experiencia en el mundo de los artefactos digitales y con muy buenas orientaciones gracias a #easpMOOC13, sin embargo, no entraré yo a valorar el resultado.

Para hablar de artefactos digitales, me quedo con la definición de Conecta13 en artefactosdigitales.com y comparto la siguiente reflexión:  “Podemos plantear a los aprendices multitud de tareas que generen un producto final en forma de artefacto digital donde pongan de manifiesto el resultado de su proceso personal y/o colectivo de aprendizaje. Además este artefacto digital se enriquece, a través de la exposición en las redes, con las aportaciones del resto de usuarios interesados en la temática, sean o no alumnos del curso”

Para elaborar “mis artefacto digitales” he tratado de seguir el Modelo TPACK basándome en la presentación compartida por Silvina Carraud, compañera de #easpMOOC13, elaborada con Prezzi.

Por otro lado, gracias a la participación en twitter, debatiendo sobre los contenidos propuestos, mantuve una convesación en twitter con Maite Fresnillo descubrí Thinglink y me enamoré. Ahora me encuentro en la primera toma de contacto con esta herramienta, le veo mucho potencial.  Estoy deseando tenerle el manejo suficiente, pero aun no estoy preparada para manejar la herramienta con la suficiente soltura como para presentar algo hecho con Thinglink aquí y ahora. Sin embargo, es de lo que más estoy aprendiendo en este bloque del MOOC #EaspMOOC13. Una vez descubierta la herramienta, descubro que existe la aplicación para usarla desde el móvil y momento libres, en cualquier lugar, me entretengo investigando sobre la herramienta, enfrentándome a ella como a un juego nuevo en el que tienes que ir probando para “pasar a la siguiente pantalla”, ese maravillo proceso en el que aprendemos de manera intuitiva, de manera testaruda, de esa manera que todos nos ponemos cuando la motivación por algo nos inunda.

A la hora de enfrentarnos a un artefacto digital, después de la reflexión sobre el objetivo, los contenidos que queremos trabajar y sobre las implicaciones pedagógicas, toca elegir la tecnología que mejor se adapta. En mi caso, en ocasiones me ha ayudado una infografía, en otras ocasiones Prezzi se ha adaptado perfectamente a lo que necesitaba. Pongo un ejemplo para esto:

Una amiga a la que le tengo especial cariño, tiene un negocio y quería iniciarse en esto de las Redes Sociales pero desde un plano profesional y acudió a mí. Entonces me puse a diseñar y configurar “mi artefacto digital”, con el objetivo de presentarle a mi amiga de una manera sencilla, personalizada y sobre todo muy visual, una propuesta de herramientas, estrategias y actituedes que podía utilizar para el aprendizaje y la creación de contenidos relacionados con su ámbito profesional.

Aunque en esa ocasión, la idea era ayudar a una amiga a aprender sobre algo, el hecho de compartirlo con Prezzi, daba la posibilidad a otras personas de a acceder a esos contenidos, a esas herramientas y en definitiva  a experiencias de aprendizaje a a partir de compartir mi propia experiencia de aprendizaje al respecto. Y lo mejor de todo, esas otras personas, podrían aportar sus propias experiencias, sus aprendizajes y sus propuestas ¿no es maravilloso?

Aquí tenéis el artefacto digital creado para mi amiga. ¿Lo importante fué la tecnología? No. Lo importante fue el cariño con el que lo hice, lo que disfruté haciéndolo y la ilusión de pensar que a otros, además de a mi amiga, quizás, le pudiera ayudar o inspirar y con eso me quedo. Aquí el “artefacto”:

Solo hace falta soñar. Y tú ¿te atreves a crear?

Anuncios

Momentos revitalizantes. Mi jardín y el porqué del fallido bosque de orquídeas.


Aunque quisiera tener un bosque de orquídeas, flores de loto, magnolios y jazmines, tengo cactus, dos palmeras, una higuera y un rosal… ¿es cuestión de conformarme?

He tenido un limonero, un ficus, margaritas y una tomatera. ¿Porqué no busco lo que quiero?…. ¡Seamos realistas! 

Por  más que yo quisiera otra cosa, he aprendido a tener en cuenta los factores ambientales, la dedicación que requiere y la peculiaridad en cada especie… Esto me lo enseñan las plantas de mi pequeña terraza. ¿Podríamos aplicarlo a otros campos?

Me aventuro a pensar que sí, en base a mi jardín.

Los cactus me enseñan su afán por agarrarse a la vida, por aprovechar y crecer con la más ínfima gota de agua y por florecer cuando son maduros, al menos una vez al año.

La higuera, me muestra su capacidad de adaptación al medio y el arte de dar frutos, aún implicando eso, quedarse esquelética la madre.

Y el rosal, ¡más duro que El Alcoyano que es mi rosalillo! Se empeña en crecer, en estar bello, en darme todas las flores que puede y en enseñarme la lección de las rosas y las espinas.

Este es mi jardín. Y vuelvo a las preguntas y a lo aprendido: ¿Es cuestión de conformarme? ¿Por qué no busco lo que quiero? He aprendido a tener en cuenta los factores ambientales, el nivel de implicación  y la peculiaridad. ¿Podemos aplicar esto a otros campos?

Después de esta reflexión mi respuesta es ¡Sí! Lo podemos aplicar a las personas, a su interrelación, a su desarrollo personal y profesional, a las organizaciones y puede que a muchos otros campos. ¿Y con esto qué?

Teniendo en cuenta esto, me aferro a la vida como los cactus, me adapto al medio como la higuera y me empeño en crecer y en ser bella por dentro, como mi rosalillo.

También he aprendido a no perderme el privilegio de admirar una orquídea, una flor de loto o un jazmín. Eso sí, en su hábitat.

Quizás por eso, mis momentos más revitalizantes, se producen en mi jardín. ¿Momentos revitalizantes? Sí, esos capaces de hacer cambiar tus emociones, tu pensamiento y tu motivación. Esa sonrisa que te cruza por la calle una persona desconocida y que te alegra la mañana. Esa música que hace ponerte a bailar en casa, a pesar de ser un día a duro. Ese sonido, ese olor, ese cualquier cosa que te hace seguir viendo la vida con óptimismo y  con ganas de mejorar, cada día.

Todos necesitamos momentos revitalizantes, por eso animo a la personas a estar atentos, a saber identificarlos y a disfrutarlos. Nos darán fuerza para seguir caminando. ¡Está al alcance de nuestras manos!

PD. Eso sí, peras al olmo, no.