Archivo de la etiqueta: pensamientos

Entornos Personales de Aprendizaje (PLE). Mi Experiencia.


Participar en un MOOC no es nuevo para mí, pero cada uno de ellos, ha sido una experiencia nueva. Desde que descubrí mi pasión por la eduación, he estado abierta y en la búsqueda de nuevas experiencias (formales o no) de las que aprender del mundo de la educación.

Habiendo terminado la universidad y habiendo encontrado un trabajo afín a mi pasión, pareciera que lo tuviera todo hecho, pero pronto descubrí que no. En mis primeros años de práctica profesional aprendí tanto o más que en la universidad, sin embargo, llegó un punto en el que me encontré ávida de experiencias formativas. Por dos motivos. Quería sentir que seguía en contacto con las tendencias de mi ámbito de conocimiento y porque mi campo profesional se abría a nuevas experiencias y necesitaba sentirme más segura en algunos campos.

Por otro lado, en mi faceta más personal, siempre he sentido interés por las Tecnologías de la Información y  la Comunicación (TIC) y nunca sentí miedo a enfrentarme a ellas. Internet revolucionó mi vida en lo personal en lo profesional y en mi faceta más social.

Lo virtual acerca lo real a través de la telefonía móvil.

Empecé a hacer búsquedas de contenidos nuevos para mí y necesarios para mi desarrollo profesional. Pero también empecé a buscar contenidos que  me resultaban de interés, me despertaban curiosidad y que me motivaba buscar, leer y pensar sobre todo eso. Ahí empecé a tener la necesidad de ordenar, guardar y hacer accesibles esos contenidos, para rescatarlos en otro momento, o para compartirlos. Y ahí descubrí herramientas y recursos para hacerlo,  como Evernote, Pocket o Pinterest

Aquí empezó otra etapa. El descubrimiento: Las Redes Sociales (RRSS), son un antes y un después para mí. Me ocurría, que en conversaciones del ámbito profesional y de otras esferas de mi vida, surgían temas de los que había leido interesantes artículos a partir de una búsqueda  en Internet. Y con la llegada del whatsaap, el correo electrónico en el teléfono o incluso a través de las redes sociales, podía compartirlo al momento con la persona con la que estaba hablando. De manera  rápida y sencilla.

Trabajo en contacto diario con las nuevas necesidades sociales, educativas, familiares, económicas y políticas que tiene la infancia. En una sociedad cambiante, los profesionales (todos), tenemos que estar en constante actualización. Sin darme cuenta y gracias a Internet, a las Redes Sociales y en definitiva gracias a las conexiones con otras personas y con otras experiencias, encontré mi camino.

Después de un tiempo enamorándome de Twitter y de aprender y disfrutar de lo que otros compartían, sentí la necesidad de tener un Blog propio. Primero porque me gusta escribir y segundo porque sentía la necesidad y casi la responsabilidad de compartir. En septiembre de 2012 empecé a escribir en mi propio blog lamusicadelagua. En ese tiempo también empecé a tener encuentros, reuniones y a participar en eventos donde encontrarme con esas personas y con esos contenidos. Mi participación en Kfe Innovación, Pin Slip Party, GrinUGR, Cocorocoó, entre otras, son algunas pruebas de ello.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Participantes en @kféinnovación04, Huétor Vega, Granada (2011). Entre otros @marianoh @balhisay y @polisea

Y en ese camino, descubrí los Entornos Personales de Aprendizaje, o Personal Learnig Environment (PLE) y los Cursos, Masivos, Abiertos y en Linea, o los Massive Online Open Course (MOOC), y me dí cuenta de que eso que yo estaba haciendo, tenía nombre (PLE) y que en los MOOC´s encontraba un nuevo camino, entre muchos otros.

Por eso, cuando participé en el MOOC “Educación Superior en Red” de la Universidad de Valencia. #EsenredUV, me identifiqué especialmente con los contenidos que trabajamos entorno a los PLE. Y por eso, en este  MOOC, Innovación en la Formación Continua y herramientas 2.0, elijo el tema de los PLE como contenido en el que profundizaren en esta primera unidad. Para ello, he leído nuevos artículos, he releído mis propias reflexiones sobre el mundo de los PLE´s y he incorporado nuevos contenidos. También he decidido compartir mi experiencia entorno a esos contenidos, procesos y aprendizajes, con los que me identifico y que son los que me llevan a querer seguir investigando y a querer seguir soñando sobre cómo desarrollar experiencias donde innovar, compartir, aprender y crecer.

Esto, para mi trabajo como responsable de proyectos de acción social dirigidos a la infancia, me da un sin fin de posibilidades de introducir en la práctica estos nuevos aprendizajes, herramientas, enfoques y  modelos. Me he dado cuenta de que hablar de  participación, de voluntariado social, de colaboración, de aprendizaje servicio y de blogs, comunidades de aprendizaje, comunidades de práctica y en definitiva aprendizajes emergentes, está totalmente ligado y que de esta primera experiencia en #EaspMOOC13, me quedo con el compromiso de buscar, leer y reflexionar sobre la siguiente idea, que me ha despertado especial interés,  a colación de una de las lecturas propuestas entorno a los PLE: cómo hacer los aprendizajes formales más informales y a su vez cómo formalizar la práctica, para luego, por supuesto, compartirlo.

Lo que pasa, mientras la vida pasa.


Cuando decidí empecé a escribir en este blog, una de las máximas era: “Como me gusta aprender sobre educación y tecnología… ¡mi blog hablará de educación y tecnología!”.

Pero claro, una de las cuestiones principales por las que me animé a escribir en este blog es porque me gusta escribir. Simplemente eso. Bueno, también he descubierto que me gusta compartir lo que aprendo. ¿Será por aquello de que me gusta la educación? ¿Será un mero gesto egoista? La verdad que cuando comparto, me siento bien. Sí posíblemente egoista. Pero…

A lo que íbamos, aunque leo, hago cursos, aprendo, converso y reflexiono sobre educación y tecnología, no siempre encuentro el tiempo o la oportunidad de elaborar una entrada para el blog específica sobre el tema. Pero es que me he dado cuenta que en el día a día, mientras la vida pasa, pasan tantas cosas que no siempre podemos hacer lo que queremos y hasta lo que teníamos planificado. La vida es así, imprevista.

Una vez aprendí que hoy en día es tan importante la capacidad de planificación, como la de improvisación, oye y me gusta esa idea, la la improvisación planificada. Lo aprendí en un curso de Gestión Eficaz del Tiempo, pero se ve que aunque me sirvió para muchas otras cosas, no me sirvió para gestionar bien mi tiempo para escribir sobre educación y tecnología en el blog. La vida es así…

@isagranada

Volviendo a la idea de que me gusta escribir, tengo que decir que no bajo cualquier circunstancia, ni sobre cualquier cosa. He descubierto que me gusta escribir cuando algo me moviliza en lo mas profundo de mi ser. Ya sea positivo o negativo. Que de todas, le tocan a una.

La cuestión es que cuando algo me moviliza y escribo, para mí es terapéutico, es tranquilizador, me ayuda a ordenar mis ideas y mis emociones. Entonces ¿es otro gesto egoista? ¿Escribo para mí? Pues seguramente sí, pero,  ¿como era? Ah sí, ¡la vida es así!

En el día a día pasan tantas cosas que tienen valor, que me gustaría compartir, que me animan o que me afligen, pero que en defenitiva, me movilizan y querría compartir en el blog. Pero el blog es “sobre educación y tecnología” me repito a mi misma, y descarto escribirlo en el blog…

Hoy, leyendo noticias a través de twitter llegué hasta el siguiente titular: “Goles en Brasil, bombas en Gaza” y esto fué lo que me despertó el chip. Esto es lo que pasa, mientras la vida pasa. Lo mejor y lo peor de nosotros mismos y lo mejor y lo peor de todo lo que hacemos es lo que pasa mientras la vida pasa. No podemos dejar de disfrutar y celebrar las alegrías, pero debemos ser al menos, más sensibles a causas no tan nobles. Más sensibles, más comprometidos y más implicados. Cada uno tiene muchas cosas que mejorar a su alrededor y al alcances de sus manos, ese es el camino. Pero siendo muy muy consciente de la situación global y sintiendo y sabiendo que ese, también es nuestro alrededor y que sobre ese también hay cosas que poder hacer, desde nuestras manos. Y cosas como estas, me siento en el compromiso de compartirlas.

Y la vida pasa. La vida es así, en constante cambio… y por eso soy partidaria de tender a pensar que ese cambio puede ser a mejor, eso sí, es tarea de todos.

Una vez aprendí que la persona debe concederse ayuda cuando la necesita, pero que curiosamente muchos estamos educados en pensar que lo de ayudarse a uno mismo pueda ser un hasta un acto egoísta. Ahí aprendí que hay muchas formas de ayuda y que cada uno debe encontrar la manera en que mejor se ayuda a conocerse, a entenderse y a respetarse en cada momento. A mi, escribir me ayuda. Curiosamente, los actos que nos ayudan y los actos que ayudan a los demás, son transformadores. La vida es así, paradójica, imprevisible, en constante cambio, pero, para los que creemos que otro mundo mejor es posible, es alentador  e inspirador.

Todo esto, para decir que en adelante, voy a escribir en el blog sobre muchas más otras cosas. ¿Qué te parece? Gracias por leerme 😉

La magia del contraluz


La magia del contraluz.

Qué curiosa la vida… como la luz.

Resulta casi caprichosa.

No deforma, pero no te deja ver siempre la misma realidad.

Qué curiosa la luz…como la vida.

Este es el último pensamiento que me embarga, que me hace indagar en mí y que comparto aquí.

¿Qué te sugiere a tí?

A continuación, fotos donde poder apreciar lo curioso y caprichoso del contraluz.

Fotos, con las que poder aprender que siempre hay un un rayo de luz que te hace apreciar y comprender, de otro modo.

Curiosa la luz, curiosa la vida. Preciosa la luz, preciosa la vida. 



8258020355_b1e83a5be2_z
8259094268_4f84334f88_z 8074614456_7596c75f4c_z 8075269442_5efcf8c599_z

 

Momentos revitalizantes. Mi jardín y el porqué del fallido bosque de orquídeas.


Aunque quisiera tener un bosque de orquídeas, flores de loto, magnolios y jazmines, tengo cactus, dos palmeras, una higuera y un rosal… ¿es cuestión de conformarme?

He tenido un limonero, un ficus, margaritas y una tomatera. ¿Porqué no busco lo que quiero?…. ¡Seamos realistas! 

Por  más que yo quisiera otra cosa, he aprendido a tener en cuenta los factores ambientales, la dedicación que requiere y la peculiaridad en cada especie… Esto me lo enseñan las plantas de mi pequeña terraza. ¿Podríamos aplicarlo a otros campos?

Me aventuro a pensar que sí, en base a mi jardín.

Los cactus me enseñan su afán por agarrarse a la vida, por aprovechar y crecer con la más ínfima gota de agua y por florecer cuando son maduros, al menos una vez al año.

La higuera, me muestra su capacidad de adaptación al medio y el arte de dar frutos, aún implicando eso, quedarse esquelética la madre.

Y el rosal, ¡más duro que El Alcoyano que es mi rosalillo! Se empeña en crecer, en estar bello, en darme todas las flores que puede y en enseñarme la lección de las rosas y las espinas.

Este es mi jardín. Y vuelvo a las preguntas y a lo aprendido: ¿Es cuestión de conformarme? ¿Por qué no busco lo que quiero? He aprendido a tener en cuenta los factores ambientales, el nivel de implicación  y la peculiaridad. ¿Podemos aplicar esto a otros campos?

Después de esta reflexión mi respuesta es ¡Sí! Lo podemos aplicar a las personas, a su interrelación, a su desarrollo personal y profesional, a las organizaciones y puede que a muchos otros campos. ¿Y con esto qué?

Teniendo en cuenta esto, me aferro a la vida como los cactus, me adapto al medio como la higuera y me empeño en crecer y en ser bella por dentro, como mi rosalillo.

También he aprendido a no perderme el privilegio de admirar una orquídea, una flor de loto o un jazmín. Eso sí, en su hábitat.

Quizás por eso, mis momentos más revitalizantes, se producen en mi jardín. ¿Momentos revitalizantes? Sí, esos capaces de hacer cambiar tus emociones, tu pensamiento y tu motivación. Esa sonrisa que te cruza por la calle una persona desconocida y que te alegra la mañana. Esa música que hace ponerte a bailar en casa, a pesar de ser un día a duro. Ese sonido, ese olor, ese cualquier cosa que te hace seguir viendo la vida con óptimismo y  con ganas de mejorar, cada día.

Todos necesitamos momentos revitalizantes, por eso animo a la personas a estar atentos, a saber identificarlos y a disfrutarlos. Nos darán fuerza para seguir caminando. ¡Está al alcance de nuestras manos!

PD. Eso sí, peras al olmo, no.